-CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA DIGESTIVA-


Adherencias y bridas intestinales

La oclusión intestinal es la patología más frecuente del intestino delgado. Se relaciona a intervenciones quirúrgicas previas. La intervención abdominal crea adherencias y bridas en cavidad peritoneal que con frecuencia no dan ningún síntoma pero que pueden provocar una oclusión intestinal o incluso la torsión de un asa intestinal con sufrimiento vascular que causa un dolor mantenido que no calma con analgésicos y es causa de intervención quirúrgica urgente, valorando durante la misma la resección del intestino si se ha producido necrosis, en ocasiones la sección de la brida motiva la recuperación del intestino afectado y no es necesaria su resección.

La oclusión intestinal con frecuencia no es total y se recupera tras un tratamiento con sueroterapia y vaciamiento del contenido intestinal por medio de una sonda nasogástrica en aspiración.

Las causas de oclusión intestinal son varias, la más frecuente son las bridas, pero hay que descartar que la causa sea una hernia, un cálculo biliar que pase a través de una fístula entre vesícula y duodeno (en este caso recibe el nombre de ileo biliar), cuerpo extraño ingerido, tumor y otras. Para este diagnóstico diferencial es útil la realización de un TAC abdominal.

Si con el tratamiento conservador no se resuelve la oclusión se deberá recurrir a la cirugía, a ser posible por laparoscopia.

Si estas oclusiones se resuelven con tratamiento médico pero se repiten y sobre todo si el tiempo entre ellas se acorta debe valorarse la revisión laparoscópica. 

¿Qué garantía tenemos que no vuelvan a hacerse cuando los operemos?

Realmente no hay ninguna garantía, sólo la posibilidad de que las nuevas adherencias provoquen menos molestias. Por ello debe realizarse la intervención por laparoscópia (adhesiolisis laparoscópica) ya que este acceso causa menos adherencias que una operación abierta.

El ingreso hospitalario, si se realiza la IQ en frío, es de 2-4 días aproximadamente

En ocasiones existen adherencias que sin provocar una oclusión intestinal causan dolor generalmente en la misma zona abdominal en relación al movimiento como bajar escaleras, traqueteo del autobús,... Este cuadro es difícil de diagnosticar si no se hace una laparoscopia exploradora pues las exploraciones radiológicas de que disponemos no pueden dar este diagnóstico. La exploración laparoscópica se indicará tras haber descartado que el dolor provenga de la pared abdominal.

El ingreso hospitalario en este caso acostumbra a ser de 24h o menos.

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos